Taking care of business.

¡Buenas!

Esta es una de las frases míticas que tenía el Rey “Elvis Presley”, de las cuales surgió un colgante que diseñó junto a su mujer Priscilla, el cual tenemos en el Hard Rock Café en Palma de Mallorca.

Bien pues esta frase me vino a la cabeza, cuando la semana pasada tuve ante mí uno de los capítulos más surrealistas en los años que llevo entrenando. Un hombre mayor de unos 60-65 años, vestido con vaqueros y camiseta de leñador, se dedica a columpiarse ayudándose de los brazos en la máquina donde se realizan dominadas asistidas. Casi casi como en la imagen que encabeza el artículo, justo en  el mismo instante entré en catarsis…

Cuando simplemente esa persona no tiene nada que ver contigo, uno esta entrenando o con un cliente, y ves ese tipo de situaciones… Y no es porque sea una persona mayor, hay jóvenes que bien por falta de información o simplemente porque ven cuatro videos en Youtube o leen tres revistas pseudo-científicas  optan por ir a su aire.

Siendo el resultado situaciones como estas…

Aunque os parezca ridículo esto pasa en todos y cada uno de los gimnasios.

Muchos de los usuarios de un gimnasio no son conscientes del peligro que conlleva, la escasa o nula información puede provocar lesiones muchísimo más graves de los posibles problemas por los cuales optan por hacer ejercicio.

Sinceramente creo que esta tarea, no solo exclusiva de los profesionales del sector, lo usuarios y demás gente al ver este tipo de actividades, tienen la obligación moral de ponerlo en conocimiento. Porque no es ninguna broma, estamos evitando daños graves, es como ver a un niño jugar con un cuchillo de caza, no podemos mirar para otro lado.

¿Posibles soluciones?

Desde el punto de vista de los usuarios:

¡Haga preguntas!

Simple y directo, nadie nace enseñado y todos en mayor o menor medida hemos cometido errores y puede que por desinformación, o una mala interpretación los sigamos cometiendo, yo el primero. Pero hay que perder el miedo, timidez o ridículo de admitir que no se sabe realizar algo, optando por la autosuficiencia con el elevado riesgo que conlleva en estos casos; en lugar de preguntar sino al entrenador o monitor de sala, a un usuario de más nivel que el nuestro.

Como cita Einstein, tenemos el deber de actuar aun con el riesgo de recibir un: “métase en sus asuntos” o “déjame en paz” la moralidad debe imperar por encima de la timidez, hay que pensar que una lesión no es sólo un problema de un individuo. Sin meterme en cuestiones políticas:

¿Cuánto dinero se podría ahorrar en salud si la gente tuviera mayores conocimientos en nutrición y educación física?

Aquí os dejo unas imágenes para que veáis que aún no lo habéis visto todo, jeje.

a-gym-story

0402478ea5e5be042d95582aa9305c8d.600x

Nos vemos pronto, un saludo y ¡A POR TODAS!

JC

Por | 2015-03-05T15:05:52+00:00 marzo 5th, 2015|Entrenamiento|Comentarios desactivados en Taking care of business.

¿QUIERES RECIBIR EL PACK DE BIENVENIDA?

SÍ QUIERO