La “literatura fitness” en los medios. 3 Claves para distinguir información útil.

¡Hola a todos!

Vivimos en la era del marketing, y la industria la alimentación no es ajena. La publicidad crea las “tendencias” sirviéndose de la ciencia para avalar sus teorías y productos, en la mayoría de periódicos digitales, revistas, casi siempre hay una sección de nutrición, con artículos, estudios con información de todo tipo, excelente, buena, regular, hay de todo. Desde tiempos inmemoriales allá donde la ciencia no había llegado, siempre existía la sabiduría popular, botánica o charlatanería, para dar solución a todos los problemas que se tienen.

Hoy en día seguimos exactamente igual, incluido el campo del entrenamiento.

Tanto las empresas como los medios, tienen muy presente la explotación del tema fundamental en la vida del ser humano, el manejo de la salud. Da igual que se trata de un deportista, un anciano, una joven que busque mejorar su rendimiento para opositar, casi todo el mundo tiene una necesidad o un objetivo para mejorar su salud. Para no caer en sus redes, debemos conocer la forma de diferenciar información real y aquella que nos vende humo.

 

3 Claves para distinguir información útil.

1. Estudios

Quien de vosotros no se ha encontrado con una revista, compañero de trabajo, noticia en un medio de comunicación, sobre un nuevo estudio que dice X…Y…Z… sobre un nuevo descubrimiento, un nuevo uso de un producto ya conocido, etc. La gran mayoría se apoya en uno o varios estudios que suelen apoyar/avalar su teoría o razón.

Resultado de imagen de piramid about studies

Esta pirámide muestra claramente la diferencia entre hipótesis y evidencias. Los test in vitro, las pruebas en animales se utilizan en la mayoría de casos como evidencias científicas, por ejemplo el uso del CLA (ácido linoleico conjugado) es uno de los “supuestos mejores quemadores de grasas” como indican los estudios realizados con roedores https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14506879, pero ¿y en humanos?

JOSEPH et al., 2011 [66] Twenty seven volunteers with overweight, borderline hypercholesterolemic, Double-blinded, 3-phase crossover trial Participants consumed under supervision in random order 3.5 g/d of safflower oil (control), a 50:50 mixture of 10-trans, 12-cis, and 9-cis, 11-trans CLA:Clarinol G-80, and 9-cis, 11-trans isomer CLA Compared with the control treatment, the CLA treatments did not affect changes in body weight, body composition, or blood lipids. In addition, CLA did not affect the β-oxidation rate of fatty acids or induce significant alterations in the safety markers tested.

Hay que escalar en la pirámide para poder tener una “vista panorámica” más adecuada, cuando encontramos estudios con grupos de control, grupos de control doble ciego, metaanálisis (estudio de estudios), ahí es donde reside la fiabilidad de un producto, obviamente esto supone le supone un coste muy alto para muchas empresas, pero ninguno de ellos es más elevado que el precio de nuestra salud.

2. Población

No todo vale para todo el mundo, los estudios que mencioné arriba suelen ser muy específicos, grupos concretos y sectores de población limitados (edad, sexo, condición física). Realizar variaciones en los grupos hace que los resultados sean extremadamente difíciles de monitorizar. Los resultados incluso dentro de los mismos sectores, por ejemplo en personas sanas, encontramos a las físicamente activas vs. sedentarias, ya hace que esa información o resultado pueda ser apto o no apto para ese grupo en concreto. Hay que ser curiosos, e indagar un poco para evitar sorpresas.

3. Adherencia y adaptación.

La genética manda, es así de cruel. A medida que nos acercamos a la élite de cualquier sector, una décima de segundo te diferencia entre ser oro en la prueba de 100 metros lisos, o ser 13º.  Cuando el objetivo se vuelve cada vez más específico, las opciones no aumentan, se reducen. Tal y como en el mundo del marketing se aplica la teoría de la larga cola de Chris Anderson, para explicar la importancia de especializarse en un mundo tan competitivo como el siglo XXI, en el mundo de la nutrición pasa exactamente lo mismo.

El punto 3 es la prolongación del punto 2, un suplemento o una dieta, aunque esté perfectamente planificado, sea un compuesto seguro, certificado, o sea, fruto del mejor nutricionista/entrenador del mundo; existe la opción nada descabellada, de que no te sirva, que seas una persona que simplemente no responda a cierto tipo de estímulos, como por ejemplo las personas que no manifiestan síntomas con la cafeína.  Es importante considerar y tratar la información de forma que sea productiva a largo plazo, si un suplemento o plan nutricional no es sostenible en el tiempo, sus maravillosos efectos mágicos, o bien se desvanecerán en un abrir y cerrar de ojos, con los conocidos efectos rebote, etc. O bien puede que escondan sustancias perjudiciales para la salud, y al cabo de cierto tiempo retiren “casualmente” cierto producto del mercado.

Buscad evidencias científicas, que se ajusten a vuestro sector o deporte, hay que disfrutar de aquello que hacemos, para enfocarlo desde un punto de vista sano, productivo, eficaz; los resultados llegarán en mayor o menor medida, pero lo que será innegociable es que sea lo que sea, no puede ir en detrimento de vuestra salud.

¡Feliz fin de semana! Hasta la próxima.

JC

Por | 2017-03-10T18:57:53+00:00 marzo 10th, 2017|Nutrición|Sin comentarios

Deje su comentario

¿QUIERES RECIBIR EL PACK DE BIENVENIDA?

SÍ QUIERO