El mejor quemagrasas.

¡Hola a todos de nuevo!

Tras varias semanas padeciendo un infortunio que a menudo pueden suceder mientras entrenamos, me ha servido realizar dos masterclass con Lyle McDonald y junto a un comentario que hizo Bret Contreras en su muro de facebook sobre un aspecto que mucha gente pasa por alto.

Me viene a la mente una frase que leí hace tiempo:

“Los lugares más maravillosos del mundo, nunca se encuentran al lado de las autopistas.”

El motivo del artículo de hoy es el nexo de unión de dos de los mayores expertos a nivel mundial en nutrición y entrenamiento como son los anteriormente citados, Lyle Mcdonald & Bret Contreras; ambos coincidieron en un elemento fundamental en el éxito de cualquier programa nutricional o de entrenamiento, no se trata de ninguna pastilla mágica o un ejercicio nuevo, sino de una cualidad que todos llevamos dentro…

¡La paciencia!

legit-patience

Estamos muy condicionados por los medios, que parece que existen ciertas fórmulas o estándares que si hacemos todo cuanto nos dicen nuestros Gurús de turno, pasaremos de un fatídico estado o fase A a un maravilloso estado de portada de revista o fase B… como si por en medio no existiese toda una travesía de miles de factores ajenos y no ajenos a nosotros.

Lyle nos explicaba este sábano que mucha gente le pregunta:

– Señor X: Bueno ya he realizado esta dieta que me has recomendado pero aún conservo un cierto “michelín”, ¿qué hice mal?

-Lyle: ¡Nada!

Lyle continuaba explicando como la genética juega un papel muy importante, sobre todo cuando hablamos de atletas o usuarios que no utlizan sustancias dopantes; si venimos de un porcentaje de grasa superior al 20% cualquier ajuste nutricional hará que nuestro cuerpo funcione correctamente, pero si estamos en torno a ese 12-15% y ya tenemos cierta experiencia es donde el tema se complica, porque el proceso de la metabolización de las grasas puede que ya no sea tan eficiente, cierta resistencia a la insulina, los niveles de leptina etc…

¿Os suena el tema verdad?

Controla la Leptina y controlarás el juego. (Parte II)

Un elemento clave en la paciencia es saber manejar las situaciones de stress, aquí tenéis una conferencia del Dr. Shawn Talbott, sobre cómo afecta el stress en el rendimiento no os perdáis entre muchas imágenes, el minuto 10:45…. sobran las palabras.

https://www.youtube.com/watch?v=sDZ9MfsoUdc

Sinceramente, este video ha sido uno de los más impactentes que recuerdo… las imágenes son más que relevantes, disminución de recursos en el sistema nervioso, aumento de grasa a nivel abdominal, etc.

¿Herramientas?:

  • Yoga/ meditación. Científicamente demostrado su gran impacto en reducir los niveles de cortisol.
  • Leer libros de auto-ayuda, filosofía, psicología, lo que más os guste, novelas! si queréis..
  • Cultivad vuestro propio espacio, tomad un tiempo para vosotros a solas sin nadie… playa, montaña, etc.
  • Actitud positiva, ¡sonríe! tu mente se enfoca en aquello que piensas, recordad el artículo sobre Patricia Ramírez.

Como colofón os dejo aquí las reflexiones del maestro Bret Contreras sobre el enfoque y la importancia que tiene cultivar unos hábitos mentales adecuados:

A veces hay aparentemente sin ton ni son en  los resultados de nuestro entrenamiento y  dieta. Se puede comer perfectamente por unas semanas y ver poco o ningún progreso, o puede especializarse en un determinado tipo de levantamineto durante un mes o dos;  y no lograr ningún aumento de la fuerza notable. Otras veces te encuentras con que a pesar de que usted ha estado holgazaneando… y su cuerpo se ve mejor y mejor. Esto sucede porque:

1) La fisiología humana es increíblemente compleja e impredecible.

2) No puede ver los cambios que se están produciendo a nivel molecular.

Una fase del entrenamiento a menudo sirve para cimentar el camino del éxito que encontremos más adelante, y las fluctuaciones hormonales probablemente sean la razón que explique  algunos de los resultados tan confusos que vemos en nuestras dietas. No os dejéis disuadir por las “semanas de descanso.” El progreso nunca es lineal; el cuerpo se transforma en oleadas. El trabajo duro, la paciencia y la consistencia aseguran que la tendencia esté en una dirección positiva para que cada pocos meses, usted se encuentre más delgado, más fuerte y más en forma.

Si esta leyendo esto supongo que es porque se toma su salud y estado físico de forma seria.  La naturaleza humana tiende a no apreciar las cosas hasta que las perdemos. No cometa este error. Como  entrenador personal que he sido en los últimos 20 años, yo no puedo decirle cuántas veces he oído a un cliente decir algo como: “Hombre, ya no estoy como hace cinco años,  estaba en muy buena forma por aquel entonces.

Es también algo propio de la naturaleza humana nunca estar satisfecho con nuestros resultados y no parar de compararnos con la crème de la crème. Confía en mí, entiendo esta tendencia. Pero si usted está actualmente insatisfecho con el estado de su musculatura, los glúteos, su delgadez, su fuerza o su capacidad atlética, le prometo una cosa. Si de alguna manera pudiera ver el futuro y se observarse a sí mismo después de 5 años de la conducta sedentaria y una alimentación descontrolada, se daría cuenta de que su físico, la fuerza, etc.. no es tan malo después de todo.

Todos sufrimos  contratiempos en forma de lesiones menores, problemas financieros, la sobrecarga de trabajo, obligaciones familiares, problemas de pareja, catástrofes,  las luchas de la vida en general. Independientemente de lo que está pasando, la barra siempre estará ahí para usted. Siempre se puede encontrar el tiempo y reunir la energía para entrenar duro un par de veces por semana. El ejercicio hace que su vida mejor de muchas maneras. Nunca deje de pelear.

No se a vosotros pero a mí se me ponen los pelos de punta. Y como anécdota os dejo la foto del póster que tenía Bruce Lee en su oficina…

Nos vemos muy pronto con más artículos, saludos y….

¡A POR TODAS!

JC

Por | 2015-04-07T19:32:49+00:00 abril 7th, 2015|Motivación|Comentarios desactivados en El mejor quemagrasas.

¿QUIERES RECIBIR EL PACK DE BIENVENIDA?

SÍ QUIERO